Cerrar

Dios es más íntimo a nosotros que nosotros mismos (Conf. III, 6,11).

San Agustín